MODIFICACION EN LOS TURNOS DE TRABAJO: ¿MODIFICACION SUSTANCIAL?

Durante una coyuntura de cambios como la que estamos viviendo, es bastante habitual que las empresas ajusten los horarios de trabajo de sus trabajadores. Algo que es todavía más habitual en sectores en los que la producción se organizativa mediante turnos de trabajo.

En estos casos, en los que la empresa decide modificar estos turnos (horarios, días de trabajo, días de descanso…) surge la importante cuestión de cuándo estamos ante un cambio sustancial de las condiciones de trabajo, y por tanto debemos aplicar lo dispuesto en el artículo 41 del ET, y cuando estamos ante una modificación insustancial.

El Estatuto de los Trabajadores no regula cuándo estamos ante una modificación de carácter sustancial, por lo que debemos acudir a la jurisprudencia para encontrar una explicación de cuando esta modificación del trabajo a turnos tiene el carácter de sustancial (aunque en todo caso, estamos ante una materia de una gran casuística.

Tal y como establece el Tribunal Supremo (Sala cuarta) en Sentencia de 10 de octubre de 2005, “el Tribunal Central de Trabajo estimó que una interpretación racional de tal expresión -sustancial- obligaba a concluir que una modificación de las condiciones del contrato adquiere la condición de sustancial cuando objetivamente implica una mayor onerosidad de la prestación de los trabajadores. La sentencia de 11 de noviembre de 1997 (rec. 1281/1997 ), invocando la doctrina de las anteriores de 17 julio 1986 y 3 de diciembre de 1987, volvió a declarar «que por modificación sustancial de las condiciones de trabajo hay que entender aquéllas de tal naturaleza que alteren y transformen los aspectos fundamentales de la relación laboral, entre ellas, las previstas en la lista "ad exemplum" del art. 41.2 pasando a ser otras distintas, de un modo notorio, mientras que cuando se trata de simples modificaciones accidentales, éstas no tienen dicha condición siendo manifestaciones del poder de dirección y del "ius variandi" empresarial.

La doctrina estima que ha de valorarse la importancia cualitativa de la modificación impuesta, su alcance temporal y las eventuales compensaciones pactadas, pues de tales circunstancias dependerá que la intensidad del sacrificio que se impone al trabajador, haya de ser calificado como sustancial o accidental.”

Pero esta sentencia, citando a la STS de 17 de junio de 1994 (recurso 159/1998), y citada por el TSJ de Aragón, Sala de lo Social, Sentencia nº 893/2011 de 16 de Diciembre, rec. 842, estima que por definición, las materias reguladas en el artículo 41.1 del Estatuto de los Trabajadores constituyen una modificación sustancial de las condiciones, pues son materias fundamentales en la prestación del trabajo por los trabajadores.

Por tanto podemos concluir que los Tribunales, en su práctica totalidad, han venido estimando que las modificaciones en las materias previstas en el artículo 41 del ET revestirán el carácter de sustancial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

Responsable: IBAÑEZ & FERRANDIS SLP.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

He leído y acepto la Política de privacidad